Bienvenida a México, Zacatecas Patrimonio de la Humanidad.

Francisca Maldonado – Instituto Tecnológico de Monterrey.

Al bajar del avión y dar mis primeros pasos por suelo azteca, en Ciudad de México, me di cuenta de inmediato que ya no estaba en Chile. El acento mexicano y su jerga, además de la calidez de su gente al momento del diálogo, la comida extremadamente picante, la manera “casual” de vestir de la población y la ciudad, me parecía totalmente diferente y desconocido. Me encontraba con dos chilenos más, quienes nos conocimos en el avión de venida a México, siendo todos beneficiarios de la Beca Alianza del Pacífico. En unos días después comenzaría la real aventura: conocería mi nueva ciudad, que sería mí acogida por más de 5 meses.

La llegada fue realmente fría, con menos dos grados nos recibía el representante de nuestra nueva universidad, Miguel.

Zacatecas es una ciudad hermosa. La primera vez que visité el centro de la urbe, quedé anonadada con la belleza de su arquitectura y de sus calles de adoquines que inspiran a cualquiera, además de la cultura que abunda en sus callejones estrechos, en donde las fiestas con banda en vivo son de cada tarde; dentro de estas fiestas, la banda es acompañada por un señor con un burro –que por cierto trae mezcal en su espalda, para ser repartido entre el gentío-, y en conjunto atraen a una gran cantidad de gente a recorrer los callejones con alegres canciones y bailes, siendo esto  en Zacatecas una tradición llamada “Las Callejoneadas”.

Imagen

Callejoneada tradicional, Centro Histórico Zacatecas, México.

Los días se pasaron muy pronto; conocí a muchas personas que me brindaron ayuda en lo que yo necesitara, por ejemplo, en buscar un departamento para vivir o hasta mostrarme donde era más económico para comprar lo necesario para el día a día. Con estas personas hoy comparto mis momentos en México, apoyándonos mutuamente e intercambiando experiencias, conocimientos, valores y muchas veces amistad.

 Imagen

Cena con comida chilena, celebrando el 14 de febrero, junto a Marielly a la derecha, Fernando, Omar y Cristian.

 Hoy vivo junto a Cristian, uno de los chilenos con los que llegue, el cual también es alumno de la UCSC y se encuentra realizando el intercambio en el “TEC” -como se le hace llamar popularmente al Instituto Tecnológico de Monterrey- juntos compartimos el departamento que rentamos y parte de nuestras vidas en Zacatecas.  

                               Y lo que ahorita me quede por vivir en esta experiencia…. ¡estará bien chido!

Advertisements
This entry was posted in UCSC. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s